miércoles, 17 de septiembre de 2014

Voracidad



Hola a todos,


Estamos en plena temporada de llampugas al menos eso es lo que el calendario marca, aunque una cosa es el dicho y otra muy distinta el hecho.

Esta mañana salida al currican en busca de mis queridas llampus, pero nada ni rastro de ellas, mejor dicho ni rastro de nada. No hay peces, ni espetones, ni sardinas ni boquerones, nada de nada y claro sin peces pasto para que van a querer venir las llampugas, ¿para pasar hambre?jajajajajaj.

Todo esto, para mi, es debido a la sequía, 1 año ya sin llover de forma decente, sin que ni una rambla suelte agua dulce y lodos al mar, ¡¡que desastre!!.

Esta primavera pasada la sequía estropeó la temporada y veo que este otoño sigue el mismo camino.

Bueno, todo llegará a su fin.

Al final esta mañana lo único capturado:



Una lástima que no fuesen gordas, esa es asignatura pendiente, sacar una lecha de tamaño decente. Parece que es más difícil que una lubina jajajajajajaja.

Dejo también el vídeo, por editar algo ya que lo tengo todo muy abandonado.




Un saludo y hasta otra.


14 comentarios:

  1. Bueno , ya creceran... bonita suelta..

    Ya vendrán tiempos mejores, Pasaor ¡¡

    Un saludo y buenas pescatas ¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Javier, después de una racha mala viene la buena.

      Eliminar
  2. ya vendrán las gordas...conociéndote seguro que no tardan
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. El que la sigue la consigue amigo!!! ´Animo!!

    ResponderEliminar
  4. Buena suelta Pasaor seguro que volveran mas gordas , saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero que vuelvan y sobretodo, que me piquen,

      Eliminar
  5. Esas piezas te volverán con diez kilos más!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos, aunque no se de mucho sobre esta especie.

      Eliminar
  6. Ya caerán sus madres, noble gesto el de las sueltas Pasaor, enhorabuena. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pasaor, una maravilla de especie por su fortaleza. Hay que cuidarlas. Muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece Marcos, pero nunca he tenido la oportunidad de lidiar un ejemplar ni siquiera de un kilo.

      Eliminar